En una Baldosa” es el invitado especial de simpacrants! el día de hoy. Con mucho orgullo the sipmac ensemble presenta un gran post, no sobre una gran figura del fútbol argentino, sino de un gran ser humano: Juan Gerónimo Colombo.
Juan Gerónimo Colombo

No siempre que abordamos la carrera de un jugador llegamos a conocer las verdaderas razones de su no consagración. Muchas veces nos quedamos con lo periférico, con lo que se observa desde la superficie. Y eso tiene una lógica, porque nos gusta escribir sobre fútbol, no sobre la vida privada de los futbolistas.

Pero hay casos y casos. Y éste, en particular, es indivisible de la situación personal vivida durante el comienzo de su trayectoria. Podríamos haber puesto: “Juan Colombo. Volante que jugó 10 partidos en la Primera de Estudiantes y después de pasar por el ascenso, desapareció del mapa“. Pero no sólo hubiese sido un homenaje pobre, sino también injusto. Es por eso que nos contactamos con Juan y nos contó su historia:

Soy Nacido en Roque Pérez, Provincia de Buenos Aires. Llegué al Pincha en enero de 1981, procedente del club Pedernales de la liga de 25 de Mayo. Un amigo, Carlos Ruiz, me llevó y allí me vio Humberto Zucarelli, a quien había enfrentado en la liga veinticinqueña. Él recomendó mi contratación, pero por esos días se me venía la colimba y el club tramitaba para que yo la haga en el Regimiento de Infantería 7 de La Plata para poder entrenar. Jugué ese año pocos partidos y cuando salí en la primer baja, terminaba el torneo de inferiores. Arranqué el ‘82 practicando varias veces contra la Primera. Bilardo me vio y me citó a fines de marzo para integrarme al plantel profesional en City Bell“.

Malvinas, la otra historia

Mi llegada a Primera coincidió una semana después con la recuperacion de Malvinas y en vez de ir al country, terminé en el regimiento. El 15 de Abril ya estaba en las islas. Claro, en un principio creíamos que todo se iba a solucionar, hasta que un 1º de Mayo comenzaron los bombardeos y ahí nos dimos cuenta de que los ingleses no iban a negociar nada“.

El fútbol en medio de la guerra

En Malvinas siempre hablábamos de fútbol , mi compañero de pozo de zorro, Beto Galán (de Guernica y bostero), jugaba en la Tercera de Temperley y siempre estaba presente el tema. Yo decía que si me herían y no podía volver a jugar, prefería no volver. Allí en las Islas quedó un gran amigo, José Luis Del Hierro, de Mar del Plata, que no era futbolero pero desde hacía meses su papá tenía los pasajes para ir al Mundial de España con él y sus hermanos. El vuelo era para el 8 de Junio a las 6 de la tarde. Ese día lo volvimos loco, cargándolo con que se le iba el avión. En la madrugada del 13 de Junio, el día que Argentina debutaba con Bélgica, en lugar de prepararse para estar en el Nou Camp, el Oreja, como le decíamos nosotros, desapareció después de un bombardeo. Su cuerpo permaneció allí, tapado por la nieve, hasta que fue descubierto al terminar el invierno a través de la Cruz Roja. Él unos días antes nos había dicho que no le importaba el Mundial ni el viaje, solo quería estar con su familia. No pudo. A veces improvisábamos algún picado con cualquier cosa que se pudiera patear, pero duraban poco, estábamos faltos de olla, como se dice, y nos cansábamos enseguida. El día 13 de junio por la tarde, nos sorprendió un fuego de morteros y un Pincha de alma, el Negro Deandrea, se me tiró encima y se le metieron varias esquirlas que hoy aún tiene en su cuerpo y que eran para mí. Pronto nos vamos a encontrar con él y varios más después de tantos años aquí en Roque Pérez a compartir un asado y varias cosas más. Cuando regresamos, prisioneros en el Camberra, los ingleses nos pusieron fotos en la cocina (allí retirábamos la comida) de Ricardo Villa (es de Roque Pérez también) y Ardiles. Para mi fue un buen gesto de ellos y un guardia con el que pude hablar me regaló un recorte de diario con una nota a Villa.“

La vuelta a la vida cotidiana

Estudiantes solicitó a la AFA una prórroga, ya que a fin de año debían hacerme contrato o dejarme libre y debido a que yo era ex combatiente tal vez se podía hacer una excepción. La respuesta fue negativa y ahí me di cuenta de lo duro que iba a ser para muchos reinsertarse a la vida normal. Esta indiferencia de muchos sectores hacia nosotros, principalmente del Gobierno, explica la dura realidad de muchos veteranos. Al día de hoy se suicidaron 354, muchos de ellos seguramente empujados por el olvido y la indiferencia. Yo tuve la suerte de retomar el fútbol y estar en un club maravilloso como Estudiantes de La Plata. Después de recuperar los 9 kilos que había perdido y a punto de volver a entrenar, una inoportuna hepatitis me postergó 4 meses de los entrenamientos, pero por suerte me recuperé, rendí bien en las prácticas y a fin de año me hicieron el primer contrato. Hoy puedo decir que ahí comencé a recuperarme de lo vivido en una guerra, porque de haberse frustrado ese sueño no se que hubiera pasado conmigo. Debuté el 3 de abril en cancha de Instituto frente a Unión San Vicente de Córdoba por el Nacional 83 (el Pincha campeon frente al Rojo). Ese día debutaron Craviotto, Islas, Jeannoteguy y Astudillo entre otros. Los titulares estaban jugando la Copa. Me tocó estar en un par de partidos más, también el Esperanza ‘84, el Proyección ‘86 que se televisaba por canal 11 y luego, en el Metropolitano hice varios goles en Reserva y Eduardo Manera comenzó a alternarme en Primera. Tuve encuentros muy buenos como contra River, Racing de Córdoba y Argentinos, pero no pude marcar y en la anteúltima fecha, contra Chicago en Mataderos, me desgarré. Un mes después, en la pretemporada de Miramar se me resintió la lesión y me llevó 2 meses curarla. Volví a jugar en Reserva, algún que otro partido en Primera ingresando desde el banco, y cuando ya me estaba asegurando un lugar después de un gran partido en La Plata contra Huracán que nos dejaba punteros, vamos al mundialista de Córdoba contra Instituto y allí me rompí los cruzados, menisco y lateral interno. Como si me hubiera agarrado un camión. Me demandó 10 meses volver a jugar en Reserva, pero me costó bastante. Ya no volví a Primera. En 1986 pasaron varios técnicos: Ramos Delgado, Zucarelli y Malbernat, pero ninguno me tuvo en cuenta y decidí irme. A pesar de eso, Estudiantes me renovó el contrato y me explicaron que el día que consiguiese club, me podía ir. Un tremendo gesto que no me extrañó, porque el Pincha es una familia que se extraña cuando se deja.“

Luego fui a Ferro de General Pico (1987/88) a Jugar el Nacional B. No llegué a terminar el campeonato porque hablé mal de los dirigentes y me rescindieron el contrato. De allí rescato lo mejor, haber sido dirigido por un gran técnico y mejor persona: Pancho Ferraro. Después Luis Islas me llevó entrenar al Rojo y cuando lo vendieron a España, me llevó a practicar al Logroñés pero ya mi rodilla estaba fallando demasiado y después de unos meses, regresé y dejé el futbol a los 26 años.

Siempre veo el medio vaso lleno y a pesar de las lesiones y contratiempos, cumplí mi sueño de jugar en Primera. El fútbol me salvó la vida y conocí mucha gente por esta actividad, como las familias Peters, Craviotto, Islas, Bilbao y varios más que me ayudaron en momentos bravos. Hoy, en Roque Pérez, dirijo fútbol infantil en el club Atlético y además ocupo el tiempo en el vicio más fuerte que tengo, San Lorenzo de Almagro. Formé la peña “Ruben Cousillas”, tengo un programa de radio en la FM local llamado “La hora azulgrana” y por supuesto, los fines de semana voy al Nuevo Gasómetro.“

No hay mundial de fútbol que le haga honor o justicia a Juan Gerónimo Colombo.

About jokerizedpaul

A member of the sipmac team with armed only with his blog. Un miembro de the sipmac team armado sólo con su blog. Casi nunca la opinión correcta... al menos casi nunca la opinión que esperabas escuchar. Almost never the "right" worldview ... not even what you expect to hear. En el Blog Opinion Renegada, Paul Maršić de the sipmac team da rienda suelta a sus más calenturientas opiniones sobre cualquier tema, y paradójicamente intenta ser también responsable, al buscar siempre sustentarlas. In the Opinion Renegada (Renegade Opinion) Blog, Paul Maršić from the sipmac team lets freedom ring, and lets it loose with his most incendiary opinions based on any given topic. Paradoxically enough his blog is also intended as a responsible one, because he is always seeking to substantiate those opinions.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s