Nota de Paul Maršić: NUNCA podré deshacerme de este tipo. Camus, ¡haga algo!

Por Dr. sipmac

Comienza la acción

Hubo una gran controversia en la blogosfera estadounidense acerca de esta película; al punto que gracias a la consistente y persistente mala crítica que recibió se puede considerar como un éxito inesperado. No exagero: en Rotten Tomatoes, la autoridad online para calificar películas, basada en la recopilación de evaluaciones de críticos, la película apenas consigue un decepcionante 35% (un desolador 21 % de parte de los críticos más reconocidos) y apenas un 53% de la audiencia lega dice gustar de ella.

A pesar de todo esto, los indicadores de asistencia correspondieron a los de todo un éxito de taquilla: US$ 35,6 millones el primer fin de semana en cartelera, US$ 83 millones totales en USA y Canadá, y US$ 202,4 a nivel global. Es decir, la gente siguió llenando los cines, aunque la crítica se desgañitara y se emperrara en decirles que se mantuvieran bien lejos de Battle: Los Angeles.

Algo bueno debía tener el filme para atraer tanta audiencia. Una cosa es que la mayor parte de los 160+ millones que accedieron a You Tube para ver el video “Friday” lo hicieran para burlarse de Rebecca Black, y otra es pagar entre 8 y 10 dólares para ver una película que no querían ver por su gusto. Y seguro que no leyeron las críticas de los críticos sino las de sus pares en Facebook, Twitter y el largo rosario de redes sociales.

“Historia inane”, “Sólo para los más ardientes fans del cine de acción”, “ruidosa, violenta, fea y estúpida”, son apenas algunos de los calificativos que le endilgaron a la producción Roger Ebert y Nigel Floyd, entre otros. “Generaciones de cineastas han dedicado su vida a perfeccionar las técnicas de las que un director como Jonathan Liebesman o bien es ignorante, o indiferente. Sin embargo, se le da millones de dólares para producir este asalto que captará la atención de toda una generación”, dice el mismo Ebert. ¡Vea que esto si es sangrar por la herida! ¿Qué es lo que tiene Battle: Los Angeles como para atraer tanto vitriolo?

Yo les diré qué: la película pinta al ejército de los Estados Unidos como un colectivo de funcionarios públicos dedicados y abnegados que anteponen su bienestar al de los civiles hasta dar la vida por ellos. El ejército contrasta así fuertemente con la actitud de los empleados públicos estatales y federales, cuya prioridad es la de proteger sus conquistas y privilegios adquiridos antes que servir al público que paga sus salarios a través de los impuestos.

“This time being typecasted as a tough girl worked for me!” “Hooray!”

Buena parte de la trama se toma el trabajo de mostrar minuciosamente como todo un pelotón se encarga de rescatar a un grupo de civiles sobrevivientes,  superado de lejos en número por los militares involucrados en la operación. Ningún civil es considerado prescindible, o  “daño colateral”, al contrario de lo que últimamente se evidencia en el ámbito político.

El hecho de que se trata de contener una invasión extraterrestre en gran escala, de alienígenas que miran a los humanos como ellos mirarían una colonia de hormigas, es otra bandera roja para los críticos. Las implicaciones de que puede haber guerras justas, que no hay “justo medio” cuando el enemigo busca exterminarnos; por lo que cualquier diálogo, si lo hubiera, sería absurdo, contradiciendo no muy sutilmente la narrativa actual con la que se aborda la situación actual de Oriente Medio y el conflicto Árabe – Israelí de contera. El que de Hollywood hayan salido en los últimos 4 años no menos de doce filmes que dejan mal parado al ejército, a Estados Unidos y su gobierno con respecto a las guerras en Irak y Afganistán… y la mayoría de éstas fracasan miserablemente en la taquilla mientras Battle: Los Ángeles triunfa con un conjunto de valores diferente; esto no es algo que pase desapercibido para la crítica que apunta a la izquierda.

Para la izquierda estadounidense, sin duda esta es una película subversiva.

Filmada con la técnica de documental, el movimiento de las cámaras confunde a veces, pero retrata vívidamente el suspenso y la zozobra de la destrucción y caos general producido por una invasión a gran escala. Los efectos especiales están más que bien, no hay exceso de “gore” y con las actuaciones de Aaron Eckhart y Michelle Rodriguez (a quien le había perdido la pista desde el fracaso monumental de “BloodRayne”), se paga la boleta. De hecho, el elenco tuvo un entrenamiento previo a la película, con el fin de darle más realismo a las escenas.

Así que sólo es ardidez de Ebert y “Cía”. Mala suerte para ellos (por esta vez).

Enhanced by Zemanta

About jokerizedpaul

A member of the sipmac team with armed only with his blog. Un miembro de the sipmac team armado sólo con su blog. Casi nunca la opinión correcta... al menos casi nunca la opinión que esperabas escuchar. Almost never the "right" worldview ... not even what you expect to hear. En el Blog Opinion Renegada, Paul Maršić de the sipmac team da rienda suelta a sus más calenturientas opiniones sobre cualquier tema, y paradójicamente intenta ser también responsable, al buscar siempre sustentarlas. In the Opinion Renegada (Renegade Opinion) Blog, Paul Maršić from the sipmac team lets freedom ring, and lets it loose with his most incendiary opinions based on any given topic. Paradoxically enough his blog is also intended as a responsible one, because he is always seeking to substantiate those opinions.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s